Ir al contenido principal

Cómo ser un mejor jugador en 10 sencillos pasos

Existe una miríada de artículos que hablan de cómo ser un mejor master, yo mismo he escrito varias entradas dando tips de cómo masterear, ¿pero qué hay sobre jugar? Ciertamente una buena partida de rol depende tanto del master como de los jugadores, quizá hasta más, pues le superan en número. Hoy es el día para dar tips para aquéllos en el otro lado de la pantalla. Entonces, a lo que vinimos, ¿cómo ser un mejor jugador?

1. Haga algo
La máxima pregunta de un master en todo juego de rol es sin duda ¿Qué hacen?. Bueno, su primer y más importante trabajo como jugadores es responder a esa pregunta. En mi experiencia personal con grupos, especialmente en convenciones, es que de esa pregunta 1 de cada 4 jugadores la responde, los demás se quedan callados, lo que es una lástima, pues el juego se alimenta principalmente de la respuesta a esta pregunta.

Los jugadores son las estrellas de la historia, los protagonistas, lo más importante del universo en ese momento, y no van a llegar a ningún lado quedándose sentados esperando a que la aventura y la emoción lleguen a ustedes, Mahoma debe ir a la montaña (las montañas no caminan). “¿Cuáles son mis objetivos y qué puedo hacer para lograrlos?” son preguntas que todo jugador debe hacerse.

Investigue, haga preguntas, siga pistas, hable con personas. Si no está jugando un tipo de personaje que haga este tipo de cosas, busque alguna forma de tener un efecto sobre el mundo y hágalo.

2. Su personaje no existe fuera de lo que USTED narre
Puede escribir cuantas páginas de trasfondo quiera o tener el mejor personaje del mundo en su cabeza, pero no significan nada sino se traducen en acciones y palabras de su personaje en la mesa de juego.

No es la responsabilidad de los otros jugadores, incluyendo el master, leer el trasfondo de su personaje, y los otros personajes no pueden leerle la mente (usualmente). Así que saque su trasfondo y características de su personaje a la luz, contándolas o mejor aún demostrándolas, aprovechando lo que sucede en el juego para dejarle saber a los demás cómo es su personaje, y por qué es tan genial.

Haga conocer su personaje, sus talentos, sus defectos, sus características, manerismos, debilidades, contactos, etc. Aproveche cualquier oportunidad para demostrar lo qué es su personaje. Es una de las partes más divertidas de jugar rol.

3. No intente detener las acciones de otros
La regla de oro en los clubes de improvisación es aceptar todo lo que los otros participantes hacen y desarrollar sobre ello, es prohibido decir “No” o negar las acciones de otros. Esto es buen consejo, no solo para el teatro improvisado, sino para las historias en general y ciertamente, para los juegos de rol.

Si otro jugador quiere hacer algo y usted intenta detenerlo, eso va a crear una discusión que bien puede tomar horas y al final, en el juego no pasó absolutamente nada. Es tiempo perdido. Como mínimo, tenga la discusión dentro del personaje.

Acepte las acciones y las palabras de otros personajes y siga la corriente. Siga la historia en vez de detenerla para tener una conversación fuera de juego. Si están teniendo una conversación civilizada con un NPC pero el bárbaro decide romperle la nariz de un golpe, pregúntese “¿qué hace mi personaje ante lo que acaba de ocurrir?” en vez de decirle al jugador que es una mala idea y tratar de convencerlo de que no juegue su personaje como él quiere jugarlo.

No detenga el juego, no niegue las acciones de otros, sino construya sobre ellas.

4. Siga la corriente
Decir “mi personaje no haría eso” también es algo que detiene el juego. En lugar de descartar la aventura que el master ha preparado por las últimas 2 semanas con esas 5 palabras, trate de pensar “por qué mi personaje haría eso”. ¿Por qué mi clérigo ayudaría a una iglesia enemiga? ¿Por qué mi ladrón devolvería los bienes robados? ¿Por qué mi paladin acepta esta misión? Invente una razón, un motivo subyacente, un objetivo, por el que el personaje se embarque en esa aventura. Las mejores historias son de personajes fuera de su zona de confort.

¿Recuerdan aquella gran historia del hobbit que le dijo a Gandalf, “mi personaje no haría eso” y se quedó en su pacífica Comarca hasta que fue diezmada por los ejércitos oscuros? ¿Verdad que no? Entonces, querido Frodo, póngase esa mochilla y vaya a la aventura.

Su personaje es parte de la historia, el juego de rol es un juego en equipo, para que la historia funcione, todos tienen que poner de su parte.

5. No le haga daño a los otros jugadores
¿Pensando en hacer un personaje que le roba a los otros miembros del grupo, con un skill tan alto que nadie jamás se va a dar cuenta? Buena idea si quiere que todos los demás jugadores lo odien.

Atacar a otro miembro del grupo es igual de detestable en la mayoría de casos. A menos de que la historia expresamente lo necesite, en general es una mala idea. Lo más probable es que ya tengan suficientes enemigos allá afuera a quienes atacar como para estar creando problemas dentro del grupo. Desde un punto de vista estratégico y narrativo, es una mala idea.

Si quieren ver cuál personaje es mejor que otro en un duelo por pura diversión, es mejor discutirlo antes y no hacerlo en medio calabozo, minutos antes de enfrentarse al beholder. Si lo que tienen son problemas personales entre jugadores, arreglen eso fuera de juego o dejen de jugar juntos.

6. Conocer las reglas está bien, ser un cretino al respecto no
Nada en contra de los jugadores que conocen las reglas mejor que el master, son de gran ayuda. Pero por amor a Pelor, no discutan sobre una regla con el master por más de 20 segundos, pues si lo hacen, están atrasando el juego y no hemos venido a discutir reglas, hemos venido a jugar.

Si piensa que hay una regla que el master no conoce, o está aplicando mal, cumpla con informarle, es trabajo del master adjudicar el resto. Hay muchas cosas que suceden detrás de la pantalla de la que usted, como jugador, no está al tanto.

7. Ponga atención
No se ponga a ver televisión o jugar Candy Crush en medio juego. Si no puede estar en el juego, no llegue a jugar. Esto daña el ambiente de los demás jugadores. Si está aburrido, en vez de hacer torres de dados para ver cuantos dados puede apilar en una sola torre y luego romper sus marcas, siga el paso número 1 en esta lista y haga algo. Si por alguna razón su personaje no puede actuar (por ejemplo, está muerto o no es su turno), pregúntele al master qué puede hacer por mientras, ponga atención a la historia y piense cómo afecta a su personaje, haga un mapa, un dibujo de su personaje, tome notas, o en el peor de los casos, aléjese de la mesa para hacer lo que tenga que hacer, así no distrae el juego.

Si está en la mesa de rol, está jugando rol, no otra cosa.

8. Sea un narrador
El master no es el único narrador en un juego de rol, cada jugador lo es, debe serlo si esto va a ser un juego de rol. Diga lo suyo, deje que otros digan su parte, y cuando el master está describiendo algo, déjelo terminar. Todos son hilos de una misma historia.

Narre lo que hace y dice su personaje, incluso puede asumir cosas sobre el mundo, el master está allí para decirle si algo que asumió no es verdad. El punto es intentarlo, participar en la historia tan activamente como pueda.

9. No sólo de tiradas exitosas viven las buenas historias
Es feo que después de un gran discurso insultante y una gran preparación, su personaje salte con la espada en sus manos para que el dado lo traicione. Pero debe aprender que esto no es el fin del mundo y que la historia debe continuar. Usted quería narrar como le partía el cráneo en dos al pit fiend, pero no tome ese 1 en el dado como una negación de la historia y una excusa para el silencio. Aún puede dar una descripción. Tómelo como ironía y construya una historia basándose en esa ironía. Pregúntese ¿por qué su personaje falló? ¿qué lo hizo fallar?. “¡Debo tener una maldición, sabía que esa horrible bruja me había echado un mal de ojo!”, “Te daré una oportunidad más para que te rindas”, “¡Doy dos oportunidades, no tres!”.
Cuando fallen, usen la creatividad. Un fallo es tanta oportunidad de narración como un éxito.

10. Recuerde que es un juego
Aunque parece mentira, la gente lo olvida, toma lo que el master u otro jugador dice como algo personal, olvida que están allí para divertirse y jugar, olvidan que es un juego.

Recuerde que un juego de rol es un juego, respete a los demás jugadores, respete la historia y actúe en servicio de ella. Todos estamos aquí para jugar un juego juntos, crear una historia entre todos, tirar dados y divertirnos. Respete las narraciones de los demás jugadores, sepa que no siempre va a pasar lo que usted quiere que pase, y eso está bien, eso es lo que hace divertido a un juego de rol, su impredictibilidad.

Actúe, sea postivo, pero sobre todo, diviértase.
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Frases de Star Wars y sus (imprecisas) traducciones

Hay varias diferencias interesantes entre las versiones en inglés, español ibérico y español latino de la Guerra de las Galaxias. Entre ellas está el nombre de R2-D2, que pronuncian erre dos, de dos (o sólo erre dos para abreviar) enla versión española, pero arturito en la versión latina. Pero quizás más importante son las frases inmortales de la saga, cuyas traducciones pudieron ser más precisas.

CASO 1: Una cuestión de fe

La frase es de Darth Vader en Una nueva esperanza.

Original: “I find your lack of faith disturbing.” (alrededor del minuto 1:30)



Versión española: "Su carencia de fe resulta molesta."



Versión latina: "Su falta de fe resulta molesta." (alrededor del minuto 7:30)
Carencia no es una palabra que, almenos en América, utilizamos a menudo con la palabra fe.



Mi versión: "Su falta de fe me resulta incómoda."
Mi problema con las versiones anteriores es que se pierde el hecho de que a quien resulta molesta la falta de fe es a Darth Vader específicamen…

Combate social usando las mismas reglas del combate físico

Tenía esperanzas de que en el libro Ultimate Intrigue viniera algún sistema de combate social tan sofisticado como el combate físico. Sin embargo, no fue así. Por lo tanto, me he dado a la tarea de pensar en algunas ideas que puedan ojalá mejorar los combates sociales, ya sea de D&D, Pathfinder u otros juegos de rol, utilizando las mecánicas ya existentes de dicho sistema cuando sea posible.
La idea detrás de este concepto es que un combate social no debe ser mecánicamente (muy) diferente de un combate físico. En 4a edición de D&D existían los skill challenges que algunos sagazmente utilizaron para hacer desafíos sociales. No obstante, un desafío de estos solo basa el éxito en completar cierto número de tiradas. Un combate debería ser algo un poco más complejo.
Echemos un vistazo a cómo funciona un combate normal: el personaje hace una tirada (ataca) y si tiene éxito hace una cantidad de daño. Cuando un personaje haya recibido daño en exceso de sus puntos de vida, el personaje…

Magia Naturalis, o cómo los druidas clasifican su magia

Habíamos hablado ya sobre la magia divina por lo que no se puede discriminar otro tipo de magia muy común que no es ni de origen arcano de celestial; la magia de los druidas.
Como dijimos en la anterior discusión, lo que es bueno para los brujos en términos de catalogar sus conjuros no es bueno para los clérigos y paladines. De esta forma, lo que es bueno para unos no lo es para otros. Y los druidas, quienes son estudiosos de la naturaleza y otras materias, poseen un sistema propio para agrupar los efectos extraordinarios que con sus rituales paganos tienen el poder y la potestad de originar. 
La técnica de los brujos, clérigos y los sortílegos difiere ante la de los druidas en tanto que los primeros utilizan tomos con instrucciones de órdenes semánticos, verbales y materiales, los segundos utilizan oraciones y libaciones, y los terceros utilizan nada más que su propia volición y sangre. Pero los druidas utilizan su profundo conocimiento para analizar la existencia misma de la natural…