Ir al contenido principal

Un nuevo moribundo o lo que nos enseñó la película del hombre contra el oso


Hace tiempo había estado dándole vueltas al asunto del personaje muerto. En un juego de rol, nada peor le puede pasar a un jugador que su personaje muera, pues inmediatamente ese jugador queda fuera del juego. Las cosas empeoran cuando el personaje no tiene siquiera que estirar la pata, sino solo estar en una condición cercana a la muerte. Esta es la condición conocida como moribundo.

En un juego de rol ideal esto no debería ocurrir, un jugador no debería salir del juego tan fácilmente. Y digo fácilmente porque en casi todo combate que valga la pena para la historia de la campaña, uno o más personajes terminarán por el suelo, quizás no muertos propiamente, pero sí moribundos. Allí está el meollo del asunto.

Una película que vi recientemente me abrió los ojos sobre este tema. Trata de un hombre que al inicio de la película queda moribundo tras el ataque de un oso pardo. En cualquier juego esto significaría el fin del personaje, pero no en esta película, es más bien el comienzo. De esto es que debemos aprender, pues cuando un personaje quede moribundo, no debemos darlo por muerto, sino dejar que su jugador siga jugando. Las reglas no deberían impedir que siga en el juego, pero sí limitar las acciones que puede tomar, de esta forma el personaje y jugador siguen en el juego, y el desafío es ahora sobrevivir.

¿Qué acciones puede tomar un personaje moribundo?

Usando las reglas convencionales, ninguna. Pero si hemos de forjar un nuevo moribundo, podemos otorgarle facultades limitadas que puedan habilitar al jugador a hacer algo en vez de tener un turno muerto. Un personaje moribundo (estable o no) puede a su propio tiempo:
  • arrastrarse.
  • esconderse.
  • medio hablar (no lo suficiente para hacer tiradas de diplomacia, pero sí para decir una palabra o dos).
  • tomar agua y comer (no solo puede sino que debe, si desea sobrevivir).
  • usar las manos, usar objetos (incluido entre esto hacer fuego con las páginas de una biblia, escribir, recoger el tesoro, sacar algo del bolso, usar una varita, tomarse una poción, incluso acciones ofensivas como disparar un arma de fuego, una ballesta o una varita mágica; a decisión del GM sin embargo, dichas acciones pueden dejarlo inconsciente).
  • ver, escuchar, oler, usar sus sentidos.
  • tener visiones o recuerdos, tener escenas retrospectivas que ayuden a desarrollar el personaje.
  • estabilizarse a sí mismo con las herramientas adecuadas.
  • intentar caminar o hacer otra cosa que solo los 100% vivos pueden hacer y fracasar miserablemente.
Un personaje moribundo puede realizar solo una de estas acciones por turno. Normalmente podría sacar una poción de su bolso y tomársela en el mismo turno, o moverse y usar un objeto, pero el personaje está incapacitado y por ende tiene una limitación de tiempo, todo lo hace más lentamente de lo normal. Encima de esto, a decisión del GM, puede tener una penalidad en algunas o todas sus tiradas (por ejemplo un -4 en Pathfinder o una desventaja en D&D).

¿La película? Ah, sí. se llama Man in the Wilderness, por supuesto. ¿No esperaban que estuviera hablando de The Revenant o sí?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Frases de Star Wars y sus (imprecisas) traducciones

Hay varias diferencias interesantes entre las versiones en inglés, español ibérico y español latino de la Guerra de las Galaxias. Entre ellas está el nombre de R2-D2, que pronuncian erre dos, de dos (o sólo erre dos para abreviar) enla versión española, pero arturito en la versión latina. Pero quizás más importante son las frases inmortales de la saga, cuyas traducciones pudieron ser más precisas.

CASO 1: Una cuestión de fe

La frase es de Darth Vader en Una nueva esperanza.

Original: “I find your lack of faith disturbing.” (alrededor del minuto 1:30)



Versión española: "Su carencia de fe resulta molesta."



Versión latina: "Su falta de fe resulta molesta." (alrededor del minuto 7:30)
Carencia no es una palabra que, almenos en América, utilizamos a menudo con la palabra fe.



Mi versión: "Su falta de fe me resulta incómoda."
Mi problema con las versiones anteriores es que se pierde el hecho de que a quien resulta molesta la falta de fe es a Darth Vader específicamen…

Combate social usando las mismas reglas del combate físico

Tenía esperanzas de que en el libro Ultimate Intrigue viniera algún sistema de combate social tan sofisticado como el combate físico. Sin embargo, no fue así. Por lo tanto, me he dado a la tarea de pensar en algunas ideas que puedan ojalá mejorar los combates sociales, ya sea de D&D, Pathfinder u otros juegos de rol, utilizando las mecánicas ya existentes de dicho sistema cuando sea posible.
La idea detrás de este concepto es que un combate social no debe ser mecánicamente (muy) diferente de un combate físico. En 4a edición de D&D existían los skill challenges que algunos sagazmente utilizaron para hacer desafíos sociales. No obstante, un desafío de estos solo basa el éxito en completar cierto número de tiradas. Un combate debería ser algo un poco más complejo.
Echemos un vistazo a cómo funciona un combate normal: el personaje hace una tirada (ataca) y si tiene éxito hace una cantidad de daño. Cuando un personaje haya recibido daño en exceso de sus puntos de vida, el personaje…

Magia Naturalis, o cómo los druidas clasifican su magia

Habíamos hablado ya sobre la magia divina por lo que no se puede discriminar otro tipo de magia muy común que no es ni de origen arcano de celestial; la magia de los druidas.
Como dijimos en la anterior discusión, lo que es bueno para los brujos en términos de catalogar sus conjuros no es bueno para los clérigos y paladines. De esta forma, lo que es bueno para unos no lo es para otros. Y los druidas, quienes son estudiosos de la naturaleza y otras materias, poseen un sistema propio para agrupar los efectos extraordinarios que con sus rituales paganos tienen el poder y la potestad de originar. 
La técnica de los brujos, clérigos y los sortílegos difiere ante la de los druidas en tanto que los primeros utilizan tomos con instrucciones de órdenes semánticos, verbales y materiales, los segundos utilizan oraciones y libaciones, y los terceros utilizan nada más que su propia volición y sangre. Pero los druidas utilizan su profundo conocimiento para analizar la existencia misma de la natural…