jueves, 21 de agosto de 2014

Dragones de Onira: Svir y Aerak


By Cassie Aloisi (drawn) [GFDL or CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons

Svir y Aerak son dragones muy diferentes uno del otro, sin embargo, son el dúo dracónico más famoso en las canciones de los bardos onirienses. Lucharon juntos en la Guerra de la Espada y fundaron años más tarde La Orden del Dragón.
Aeraknarath es un dragón de otro tiempo, una especie prehistórica que vive junto a dragones modernos solo por arte de magia, al atravesar un portal del tiempo que lo llevó al futuro. Más grande en proporciones —pero menos en intelecto— que sus contrapartes modernas, Aerak no es el típico dragón broncíneo. Si no fuera por el brillo de sus escamas, se le podría confundir fácilmente con un dragón blanco: salvaje, huraño, misántropo, peligroso. Sin embargo, Aerak posee un corazón bondadoso y un espíritu protector, simplemente no entiende a los humanos, son nuevos para él, criaturas que no existían en su tiempo. Onira era un mundo diferente entonces, la ley de la selva imperaba.

Svirgorsolathtiresh, por otro lado, siempre estuvo acostumbrado a los humanos desde su niñez. Su padre siempre fue cercano a los humanos y formó una alianza con ellos durante la Guerra de la Espada y al morir, dejó el legado de terminar esa tarea a Svir. Un dragón dorado íntimamente cercano a la condición humana, Svir a veces parece estar lejos de ser un dragón. La mayoría del tiempo asume una forma humanoide y es solo cuando es “estrictamente necesario” que decide cambiar a su forma dracónica. Svir considera que su forma real causa demasiada conmoción, llama demasiado la atención y entorpece las relaciones sociales. La vida de Svir está ya tejida en una cuidadosa tela social que debe ser cuidada atentamente, la enorme figura de un monstruo alado tiende a alejar a la gente, más que atraerla.

Publicar un comentario en la entrada