Ir al contenido principal

El sermón de la montaña

El Sermón de la montaña es el nombre popular que se le da a un sermón atribuido a Jesús, según lo escrito en Mateo 5-7. Muchos cristianos lo consideran uno de los mensajes más importantes jamás impartidos, algunos incluso llegan a considerarlo prueba de la divinidad de Jesús.

Resumen del sermón
El sermón se presenta en el libro de Mateo, capítulos 5 al 7, aunque es paralelo al Sermón de la planicie presentado en Lucas 6:17-49 y también a algunos pasajes de Marcos. Los expertos no están seguros sobre el origen preciso del sermón pero los paralelos entre los evangelios sinópticos así como con textos no canónicos como el Evangelio de Tomás han llevado a muchos a concluir que el contenido que tienen en común pudo haber originado en el hipotético documento Q.

El sermón empieza con las bienaventuranzas (una serie de declaraciones de que muchas condiciones que son indeseables en esta vida serán recompensadas en la vida siguiente), brinda una visión de la opinión de Jesús sobre la ley judía y los Diez Mandamientos, da instrucciones sobre la oración (incluyendo lo que se conoce popularmente como el Padre Nuestro) e instrucciones generales sobre cómo vivir. Estas instrucciones son vistas por muchos cristianos como un manual para vivir como un “verdadero cristiano”: siguiendo las instrucciones específicas de Jesús.

Declaraciones apologistas
Un elemento clave de la teología cristiana es que la Biblia fue escrita bajo inspiración divina, o para algunos, literalmente es la palabra de Dios. Una declaración apologista común utilizada para establecer la Biblia como divina en su origen, y por lo tanto, autoritaria, es que los temas presentes en el libro trascienden la sabiduría e inteligencia de la época en la que fueron escritos. Algunos apologistas citan el Sermón de la montaña como un ejemplo evidente de la naturaleza divina de Jesús, afirmando que uno sólo necesita leer y evaluar el sermón para ver que estas son las palabras de un ser de sabiduría excepcional.

Contraapología
A pesar de que algunos pasajes de este sermón hayan sido considerados consejos sabios por lectores de distintas creencias, el sermón incluye muchos pasajes que parecen contradecir la declaración de que su autor poseía sabiduría que iba más allá de la de un hombre mortal. Muchos han indicado que en lugar de ser las instrucciones máximas de cómo vivir, el sermón contiene varios pasajes que típicamente calificarían como malos consejos y que proyectan algunas de las posiciones filosóficas típicas de la época y no presentan ninguna indicación de un ser sabio y trascendental. Una vista detallada, verso por verso, del mensaje contenido en este sermón sigue a continuación.

A grandes rasgos, el Sermón de la montaña es, para ponerlo sin rodeos, un mal sermón. Más allá de dar malos consejos, no posee un tema subyacente. Es un revoltijo de consejos comunes. Ninguna sección lleva hacia otra y a menudo los consejos en las secciones son contradictorios (Mateo 5:16 vs 6:1, Mateo 6:7 vs 6:8-13, Mateo 7:20 vs 7:21-23). Algunas secciones cambian la justificación por el consejo a medio camino: Mateo 6:25-26 sugiere que uno no debe preocuparse por la comida porque Dios cuida incluso hasta a los animales menos importantes, luego en Mateo 6:31-33 la sugerencia es que Dios sabe lo que uno necesita y que si uno cree uno lo recibirá “por añadidura”. En general, el sermón es tan coherente como si leyéramos todos los aforismos del Almanaque del pobre Richard.

De acuerdo con la hipótesis de las dos fuentes, el Sermón de la montaña se tomó del documento Q, y consiste primordialmente de fragmentos tomados de una fuente no evangelio no relacionada. Si esto es lo mejor que puede hacer el cristianismo, parece irónico que sea probablemente tomado prestado de una fuente distinta.

Comentario detallado
Cualquier ejercicio de la crítica bíblica va a provocar objeciones de creyentes al haber muchas posibles interpretaciones y la comprensión de un individuo puede estar llena de matices y sutilezas. En este comentario trataremos de presentar el punto de vista ortodoxo, comprensiones comunes y observaciones directas literales que, en nuestra opinión, reflejan el texto de mejor manera.

Bienaventuranzas

5 Cuando Jesús vio a la multitud, subió al monte y se sentó. Entonces sus discípulos se le acercaron, y él comenzó a enseñarles diciendo:
3 «Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
4 »Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
5 »Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
6 »Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

Las primeras cuatro bienaventuranzas se pueden encontrar tanto en Mateo como en Lucas con la posible excepción del verso 3 en el que el autor de Mateo dice “pobres en espíritu” mientras que Lucas dice simplemente “pobres”. Lucas incluye dos versos adicionales que están notoriamente ausentes en Mateo.

24 »Pero ¡ay de ustedes los ricos!, porque ya han recibido su consuelo.
25 »¡Ay de ustedes, los que ahora están satisfechos!, porque habrán de pasar hambre.
»¡Ay de ustedes, los que ahora ríen!, porque habrán de llorar y de lamentarse.

Estos versos le dan un giro bastante distinto a las bienaventuranzas. Cuando se les considera junto a los otros versos, enfatizan la pobreza como una virtud y la riqueza (no simplemente la búsqueda de la riqueza) como un vicio.

Sin importar cuál versión (si hubiera alguna) sea correcta, las primeras cuatro bienaventuranzas tratan sobre rasgos y condiciones que generalmente son indeseables o, en el caso de los mansos, hacen que se aprovechen de ellos.

El locutor (a quien, por conveniencia simplemente nos referiremos como Jesús, pues los ortodoxos le atribuyen estas palabras a él) está diciendo esencialmente “no desesperen, no importa cuán mala sea esta vida, la siguiente será mejor”. Estas declaraciones podrían brindar consuelo a los creyentes pero son más bien sólo afirmaciones sin justificación. Además de consuelo para los creyentes que se sienten oprimidos por el mundo exterior, estos versos sirven para apaciguar a aquellos, como las mujeres y los esclavos, quienes eran oprimidos por otros creyentes.

Estos versos fijan el tono de un tema común que permea el sermón, y es un tema que traiciona la misma naturaleza mundana del locutor.  En lugar de ofrecer consejos útiles de cómo vivir mejor en esta vida, la única vida de la que estamos seguros, el locutor menosprecia esta vida como algo sin valor, enfocándose más bien en la vida siguiente. Inclusive si asumiéramos que la vida después de la muerte existe, no hay razón de por qué no vivir esta vida al máximo también.

Cualquier ser que posea la sabiduría y compasión que lo calificarían como divino y benevolente debería darse cuenta de esto. En vez de desestimar sin más esta vida, deberíamos esperar un entendimiento profundo de la condición humana y una guía para mejorar nuestro tiempo aquí además de promesas de un más allá.

Lo peor es que estos versos esencialmente instruyen a la gente a aceptar su predicamento en lugar de buscar hacer algo al respecto de la injusticia y la desigualdad presentes en su cultura propia. Un mensaje de ese tipo habría seguramente beneficiado a aquellos actualmente en poder quienes habrían buscado mantener dóciles a los oprimidos. Si las masas lo toman en serio, corregir los problemas que lo llevan a uno a la mansedumbre y la hambruna se consideraría algo innecesario y potencialmente perjudicial para la situación de uno en el futuro reino de Jesús.

7 »Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos serán tratados con misericordia.
8 »Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
9 »Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Mientras que las primeras cuatro bienaventuranzas se enfocan en rasgos negativos, estas tres se enfocan en rasgos positivos que son una especie de instrucción de cómo vivir. Esto sirve como una especie de “zanahoria” que guía a las personas a comportarse correctamente. No tiene nada de malo promover la misericordia, la pureza y la paz, pero prometer una recompensa en el más allá sólo es necesario para quienes no pueden entender que hacer el bien por sí mismo es recompensa suficiente.

Estos versos no son malos consejos; son simplemente una manera ingenua de desarrollar un código moral. Deberíamos esperar más de un ser divinamente sabio.

También cabe destacar que Jesús, quien aboga misericordia, dice en Mateo 10:33 “Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos”. No parecen palabras misericordiosas.

10 »Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
11 »Bienaventurados serán ustedes cuando por mi causa los insulten y persigan, y mientan y digan contra ustedes toda clase de mal.12 Gócense y alégrense, porque en los cielos ya tienen ustedes un gran galardón; pues así persiguieron a los profetas que vivieron antes que ustedes.

Estos versos establecen el segundo tema del sermón: se debe esperar persecución y martirio. De hecho, los versos le dicen a los creyentes que se regocijen en la persecución y no es sorpresa que los cristianos a menudo consideren cualquier oposición a sus creencias como persecución. Estos versos no sólo sirven como justificación para el martirio sino también establecen una barrera protectora implícita alrededor de las creencias cristianas que ayuda a los creyentes a compartimentarlas, manteniéndolas a salvo del criticismo.

Estos no son consejos “buenos” ni “sabios”, son consejos malos. Promueven la división desalentando la cooperación. No hay incentivo para que los cristianos busquen relaciones sociales de cooperación con no creyentes… están esperando ser excluidos y perseguidos… y cualquier cosa que se perciba como persecución sólo sirve para reforzar sus creencias.

La sal y la luz

13 »Ustedes son la sal de la tierra, pero si la sal pierde su sabor, ¿cómo volverá a ser salada? Ya no servirá para nada, sino para ser arrojada a la calle y pisoteada por la gente.

La sal no puede perder su sabor. Esta declaración en particular es una metáfora, pero una terrible. Mejor hubiera dicho “Ustedes son el océano de la tierra. Pero si el océano pierde su humedad, ¿cómo puede volver a humedecerse?”. Esto no representa sabiduría más allá de las capacidades de la época, es una analogía mediocre y es irracional asumir que un ser divino y sabio habría hecho una analogía tan mediocre. Este error es similar al que hizo Jesús al referirse al grano de mostaza como la más pequeña de todas las semillas (Marcos 4:31): no la es. Estos son errores de hechos que son sólo posibles si el locutor carece de conocimiento o está siendo falaz intencionalmente, ninguna de las cuales es consistente con la declaraciones de la divinidad de Jesús.

Pero más importante, ¿cuál es el significado de esta metáfora? ¿Está diciendo Jesús que las personas que no tienen a Dios en sus vidas no valen nada?

14 »Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15 Tampoco se enciende una lámpara y se pone debajo de un cajón, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en casa. 16 De la misma manera, que la luz de ustedes alumbre delante de todos, para que todos vean sus buenas obras y glorifiquen a su Padre, que está en los cielos.

Aquí Jesus está instruyendo a los creyentes a realizar sus buenas obras en público. Se estará contradiciendo a sí mismo en el próximo capítulo y hablaremos de la contradicción en ese momento.

Jesús y la ley

Mateo 5:17-20

17 »No piensen ustedes que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir.18 Porque de cierto les digo que, mientras existan el cielo y la tierra, no pasará ni una jota ni una tilde de la ley, hasta que todo se haya cumplido. 19 De manera que, cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los demás, será considerado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los practique y los enseñe, será considerado grande en el reino de los cielos. 20 Yo les digo que, si la justicia de ustedes no es mayor que la de los escribas y los fariseos, ustedes no entrarán en el reino de los cielos.

Jesús está diciendo aquí que la ley judía no se cambiará hasta que el cielo y la tierra desaparezcan y cualquiera que rompa un mandamiento y enseñe a otros a hacer lo mismo será considerado pequeño en el cielo. Esto es importante por varias razones…

1. No dice que romper los mandamientos lo mande a uno al infierno, solo dice que va a ser considerado muy pequeño en el reino de los cielos.
  • Esto desmiente las doctrinas comunes sobre el pecado y el infierno. Aunque los apologistas puedan decir que Jesús está hablándole a creyentes que no están en peligro del infierno, sí habla acerca de evitar el infierno en este mismo sermón, estableciendo que la audiencia prevista podría estar en peligro del infierno dependiendo de sus acciones. Esta es una contradicción doctrinal sin solución.
2. Jesús rompe un mandamiento y además le enseña a otros a hacer lo mismo, lo que según estas palabras, significa que a él se le debería considerar muy pequeño en el cielo. (Falta al Sabbath y luego dice que el Sabbath fue hecho para el hombre, no el hombre para el Sabbath, Marcos 2:27).
  • Los apologistas a menudo indican que Jesús, por ser Dios, está por encima de la ley. Él hace la ley y puede, por ende, romperla cuando quiera. Esto no resuelve la contradicción. Lo que tenemos no es un simple escenario de “hagan lo que digo, no lo que hago”; tenemos una contradicción directa: Jesús dijo que él no vino a cambiar la ley y que nadie debería estar enseñándole a los demás a romperla… y luego él le enseña a los demás a romperla, lo que representa un cambio en la ley.
  • Falta a varios otros mandamientos; perdonar a una adúltera (que tenía la pena de muerte) en Juan 8:1-11, declarar toda la comida limpia (faltando al kosher) en Marcos 7:18-19 y faltarle el respeto a su madre en Juan 2:4, entre otros…
3. Jesús dice que no ha venido a “abolir la ley sino a cumplirla”, pero lo que hace en realidad es expandir la ley, lo que podría considerarse como una alteración a la ley.

(Traducción parcial del artículo Sermon of the Mount de ironchariots.org. Para la citas utilicé la versión Reina-Valera Contemporánea de la Biblia. El texto original utiliza la versión del Rey Jacobo).
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Frases de Star Wars y sus (imprecisas) traducciones

Hay varias diferencias interesantes entre las versiones en inglés, español ibérico y español latino de la Guerra de las Galaxias. Entre ellas está el nombre de R2-D2, que pronuncian erre dos, de dos (o sólo erre dos para abreviar) enla versión española, pero arturito en la versión latina. Pero quizás más importante son las frases inmortales de la saga, cuyas traducciones pudieron ser más precisas.

CASO 1: Una cuestión de fe

La frase es de Darth Vader en Una nueva esperanza.

Original: “I find your lack of faith disturbing.” (alrededor del minuto 1:30)

Versión española: "Su carencia de fe resulta molesta."

Versión latina: "Su falta de fe resulta molesta." (alrededor del minuto 7:30)
Carencia no es una palabra que, almenos en América, utilizamos a menudo con la palabra fe.

Mi versión: "Su falta de fe me resulta perturbadora."
Mi problema con las versiones anteriores es que se pierde el hecho de que a quien resulta molesta la falta de fe es a Darth Vader específic…

Magia Naturalis, o cómo los druidas clasifican su magia

Habíamos hablado ya sobre la magia divina por lo que no se puede discriminar otro tipo de magia muy común que no es ni de origen arcano ni celestial; la magia de los druidas.
Como dijimos en la anterior discusión, lo que es bueno para los brujos en términos de catalogar sus conjuros no es bueno para los clérigos y paladines. De esta forma, lo que es bueno para unos no lo es para otros. Y los druidas, quienes son estudiosos de la naturaleza y otras materias, poseen un sistema propio para agrupar los efectos extraordinarios que con sus rituales paganos tienen el poder y la potestad de originar. 
La técnica de los brujos, clérigos y los sortílegos difiere ante la de los druidas en tanto que los primeros utilizan tomos con instrucciones de órdenes semánticos, verbales y materiales, los segundos utilizan oraciones y libaciones, y los terceros utilizan nada más que su propia volición y sangre. Pero los druidas utilizan su profundo conocimiento para analizar la existencia misma de la natural…

Combate social usando las mismas reglas del combate físico

Tenía esperanzas de que en el libro Ultimate Intrigue viniera algún sistema de combate social tan sofisticado como el combate físico. Sin embargo, no fue así. Por lo tanto, me he dado a la tarea de pensar en algunas ideas que puedan ojalá mejorar los combates sociales, ya sea de D&D, Pathfinder u otros juegos de rol, utilizando las mecánicas ya existentes de dicho sistema cuando sea posible.
La idea detrás de este concepto es que un combate social no debe ser mecánicamente (muy) diferente de un combate físico. En 4a edición de D&D existían los skill challenges que algunos sagazmente utilizaron para hacer desafíos sociales. No obstante, un desafío de estos solo basa el éxito en completar cierto número de tiradas. Un combate debería ser algo un poco más complejo.
Echemos un vistazo a cómo funciona un combate normal: el personaje hace una tirada (ataca) y si tiene éxito hace una cantidad de daño. Cuando un personaje haya recibido daño en exceso de sus puntos de vida, el personaje…