martes, 20 de abril de 2010

La recompensa mata la creatividad



Las rupias y los chelines sirven para tareas mecánicas y enfocadas a un objetivo claro. Si se quiere que la gente sea creativa y piense fuera de la caja, es mejor darles autonomía, maestría y propósito. Claramente Google se ha visto beneficiado por hacer esto como se debe. De nuevo:

Autonomía – El deseo de dirigir nuestra propia vida

Maestría – El deseo de ser cada vez mejores en algo que importa

Propósito – El afán de hacer lo que hacemos en servicio de algo más grande que nosotros mismos

Aunque no se menciona en el video, yo creo que las "recompensas sorpresa" funcionan en este tipo de ambientes. Con esto me refiero a recompensas que no se anuncian como "si hace tal cosa recibe tal recompensa" sino más bien dar recompensas al azar que hacen que valga la pena permanecer en el trabajo sin necesidad de hacer el trabajo en pos de la recompensa. En todo caso, es algo secundario si tenemos los elementos arriba mencionados. Pero, ¿cómo promover estos elementos?

Esa es la pregunta del millón de chelines.
Publicar un comentario en la entrada