martes, 9 de febrero de 2010

Esto del alineamiento no tiene fin...o sí?


Bienvenidos a otro intento más de definir los alineamientos de manera que no estén sujetos a la confusión y la subjetividad. Pero no es solo otro intento más, es otro más arriba en la escalera, más cerca de la panacea del alineamiento, la piedra filosofal, si es que existe tal cosa.


Eje Moral (Good/Evil)
Se refiere al nivel de altruismo y egoísmo del personaje.

Good: Ayuda al prójimo, arriesgando su bienestar si es necesario.

Evil: Busca su propio beneficio, perjudicando a otros si es necesario.

Neutral: Ayuda a otros sin arriesgar su bienestar y busca su beneficio mientras no perjudique a los demás.


Eje Ético (Law/Chaos)
Se refiere a la medida en que el personaje sigue las leyes y tradiciones de su entorno*.

Lawful: Defiende las leyes y tradiciones de su entorno, arriesgando su bienestar si es necesario, y doblando las reglas sólo si es estrictamente necesario.

Chaotic: Se opone a las leyes y tradiciones de su entorno, arriesgando su bienestar si es necesario, y defendiendo las reglas sólo si es estrictamente necesario.

Neutral: Sigue las leyes y tradiciones de su entorno mientras le favorezcan y dobla las reglas cuando esto le favorezca más.


*El entorno puede significar desde la ciudad en donde vive hasta la organización o familia a la que pertenece el personaje. Un personaje podría seguir las tradiciones de su familia pero rechazar las leyes de su país. Siempre y cuando siga las leyes de un entorno importante para el personaje, se considerará lawful.

Los códigos de conducta y los cambios de entorno
A veces un personaje sigue estrictamente un código de conducta que no comparte su entorno. Ante los ojos de los demás será un rebelde (caótico) pero para él mismo y para la audiencia (si puede escuchar sus pensamientos) será lawful. Esta misma situación se da al sacar a un personaje lawful de su entorno y colocarlo en otro donde las reglas son diferentes, donde todos excepto él, lo consideran un anarquista.

A pesar de ser una situación compleja que quisieramos simplemente evitar, es muy característica en los héroes, historias y personajes de la ficción, por lo que es necesario resolverla.

El problema radica en que se puede ver de dos puntos de vista diferente. Desde el punto de vista de la audiencia, ajena al mundo ficticio, y del punto de vista del "setting", o sea del mundo ficticio y los personajes que viven en él. Para esto, primero debemos analizar las consecuencias e implicaciones de ambos escenarios para determinar cuál es el más adecuado.

Desde la audiencia: Si definimos la legalidad de un personaje por como lo ve la audiencia, entonces, aunque los personajes de la historia van a considerar al protagonista "caótico", el setting--el mundo como tal y sus energías cósmicas, incluida la magia y las deidades--seguirán considerándolo "lawful". Lo que significa que nunca perderá sus poderes porque los demás lo consideren caótico, los dioses nunca lo abandonarán y los objetos mágicos le funcionarán a pesar de que todos crean que no van a funcionar. Eventualmente, es muy posible que se de una anagnórisis, en la que los demás personajes reconozcan que el mundo los acepta como "lawful" y empiecen a aceptar sus ideales.

Desde el setting: Si lo que define si un personaje es "lawful" o no es el mundo, sus personajes y su historia, personajes como Mal de Firefly se consideran caóticos pues van en contra de las leyes del setting. Esto implica que no solo los personajes digan que es caótico, sino que la magia y los dioses están de acuerdo. Lo que significaría que los objetos mágicos "lawful" se negarían a trabajar bajo sus manos, los hechizos contra el caos lo afectarían, y nunca podría tener poderes y clases que requieran legalidad.

Bajo la segunda premisa, un paladin cuya organización es destruida por la opresión del gobierno local y el personaje lucha por los ideales perdidos en contra del resto del mundo sería un ex paladin caótico. Bajo la primera premisa seguiría siendo lawful y paladin. Sus poderes proviniendo de los dioses que aunque el resto del mundo no lo considera así, siguen confiando en que su código moral es correcto. Sería un rebelde lawful, lo que suena contradictorio.

Qué otras cosas hay que considerar? Cuál de las dos premisas es más utilizada en las historias de ficción? Cuál parece más sensata?
Publicar un comentario en la entrada