miércoles, 20 de enero de 2010

Trolls en la oscuridad

El Señor del Trueno se aparece en un sueño--¿o era un sueño?--de la Rosa de Algalord para darle la bendición de la Sagrada Fuerza del Trueno para que la acompañe siempre a ella y a Arwald, príncipe de la hermosa tierra de Ancelot, ahora slava gracias a los Heraldos de las Tierras Encantadas.

Aresius, mago de Elgard, acompaña al Guerrero de Loregard y al guerrero del Hielo, junto con el ser celestial que fue invocado por los poderes de la legendaria Espada Esmeralda hacia las inhóspitas Tierras del Caos con la esperanza de rescatar a sus amados aliados de la Corona de Ancelot, Crombie y Aghata.

Su paso por los bosques oscuros del Reino Descontento sacó a la luz, por irónico que suene, la moral de cada uno de los heraldos,causando desastre y desorden entre los miembros de la alianza, quienes tenían distintos puntos de vista sobre el bien y el mal.

Finalmente encontraron la Roca de la Belleza, donde pronunciaron uno por uno los nombres profanos, al mismo tiempo que las aberraciones conocidas como beholders aparecían para impedir la tarea de los heraldos. Decifraron el código secreto de la roca y justo a tiempo pudieron conocer la ubicación de Hargor.

Nuestros heraldos bajaron de sus dragones y se encaminaron por las Tierras Oscuras, por el Río Aqueronte y hacia los infernales abismos de Hargor. Donde la corrupción de sus almas se incrementa, poniendo en riesgo la tierra de los mortales y de los dioses por igual.

Los tiempos más oscuros, están a punto de comenzar.
Publicar un comentario en la entrada