Ir al contenido principal

El Babadook

Todos tenemos uno. Debemos aprender a vivir con él, alimentarle con gusanos de vez en cuando. Ignorarle bajo nuestro propio riesgo. Negarlo jamás.

Si las películas tuvieran un Dios, ese Dios sería El Babadook, una historia que mezcla emociones en una narrativa increíblemente difícil de contar, un verdadero tour de force; una mezcla de géneros en un caleidoscopio: una fantasía heroica y una historia de horror espectral; un cuento de niños con una moraleja para adultos; un descenso en las profundidades más oscuras de la psique humana, ese sótano obscuro de la mente donde nadie quiere bajar.

La paranoia y la esquizofrenia son las peores cosas que le pueden suceder a la mente humana. Nos aterra incluso entretener la idea por hora y media, suspender nuestra incredulidad por un momento y dejarlo entrar. Pero para quienes lo sufren, negarlo simplemente no es una opción, ignorarlo sólo lo hace más fuerte. Y aunque algunos tengamos la suerte de no tener que vivir con el babadook de una enfermedad mental, todos convivimos con nuestros propios monstruos imaginarios. O más bien, tratamos de vivir sin ellos, pretendiendo que no existen.


Tratamos de ver televisión y encajar, comportarnos como “los demás”. ¿Pero quién es más tonto, el tonto o el tonto que lo sigue? ¿Quién es realmente el loco, el que cree que hay un monstruo bajo su cama o el que pretende ser “normal”, cuando bien sabemos que tal cosa… no existe? ¿Cuál es más real, el cuento de hadas o el “mundo normal”? ¿Dónde está ese mundo? ¿No es acaso una utopía hacia la que conducimos entre semáforo y semáforo todos los días, pero nunca llegamos a alcanzar? ¿Es más fácil encajar que volar? ¿Dónde está esta tierra prometida?

Búsquen a su babadook, no lo exilien al olvido de donde siempre podrá volver, que eso sólo lo hará más fuerte. Construyan artilugios para combatirlo, estén preparados y nunca los agarrará por la espalda pero sobre todo, sigan haciendo trucos de magia para nunca caer ante el delirio de lo normal.


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Frases de Star Wars y sus (imprecisas) traducciones

Hay varias diferencias interesantes entre las versiones en inglés, español ibérico y español latino de la Guerra de las Galaxias. Entre ellas está el nombre de R2-D2, que pronuncian erre dos, de dos (o sólo erre dos para abreviar) enla versión española, pero arturito en la versión latina. Pero quizás más importante son las frases inmortales de la saga, cuyas traducciones pudieron ser más precisas.

CASO 1: Una cuestión de fe

La frase es de Darth Vader en Una nueva esperanza.

Original: “I find your lack of faith disturbing.” (alrededor del minuto 1:30)

Versión española: "Su carencia de fe resulta molesta."

Versión latina: "Su falta de fe resulta molesta." (alrededor del minuto 7:30)
Carencia no es una palabra que, almenos en América, utilizamos a menudo con la palabra fe.

Mi versión: "Su falta de fe me resulta perturbadora."
Mi problema con las versiones anteriores es que se pierde el hecho de que a quien resulta molesta la falta de fe es a Darth Vader específic…

La traducción de "El gran Lebowski"

The Big Lebowski es una de las películas lingüísticamente más interesantes que existen. Cada personaje tiene una manera particular de utilizar el lenguaje. Estos matices se transfunden y contrastan durante la película. Su traducción, por lo tanto, debió haber sido un proceso calculado y preciso.

Título
Es raro ver una película cuyo título sea bien traducido. Especialmente con títulos fáciles y al grano como este. No tengo quejas aquí.

The Dude
Quizá la palabra más importante de traducir, y las más difícil, de toda la película es dude. De hecho, es como la película debería de llamarse, pues su protagonista no es ningún Gran Lebowski, es sobre the dude.

¿Cómo lo traduce el doblaje?


No lo traduce. En la versión latinoamericana (al menos la que está en Netflix), se mantiene el nombre del protagonista en inglés, lo que suena raro y atravesado. Antes de escucharlo, pensé que talvez era buena idea no traducirlo. Pero sinceramente se oye espantoso.

¿Cómo lo traducen los subtítulos?


Fino. ¿Qué diablos…

Magia Naturalis, o cómo los druidas clasifican su magia

Habíamos hablado ya sobre la magia divina por lo que no se puede discriminar otro tipo de magia muy común que no es ni de origen arcano ni celestial; la magia de los druidas.
Como dijimos en la anterior discusión, lo que es bueno para los brujos en términos de catalogar sus conjuros no es bueno para los clérigos y paladines. De esta forma, lo que es bueno para unos no lo es para otros. Y los druidas, quienes son estudiosos de la naturaleza y otras materias, poseen un sistema propio para agrupar los efectos extraordinarios que con sus rituales paganos tienen el poder y la potestad de originar. 
La técnica de los brujos, clérigos y los sortílegos difiere ante la de los druidas en tanto que los primeros utilizan tomos con instrucciones de órdenes semánticos, verbales y materiales, los segundos utilizan oraciones y libaciones, y los terceros utilizan nada más que su propia volición y sangre. Pero los druidas utilizan su profundo conocimiento para analizar la existencia misma de la natural…