Ir al contenido principal

El Babadook

Todos tenemos uno. Debemos aprender a vivir con él, alimentarle con gusanos de vez en cuando. Ignorarle bajo nuestro propio riesgo. Negarlo jamás.

Si las películas tuvieran un Dios, ese Dios sería El Babadook, una historia que mezcla emociones en una narrativa increíblemente difícil de contar, un verdadero tour de force; una mezcla de géneros en un caleidoscopio: una fantasía heroica y una historia de horror espectral; un cuento de niños con una moraleja para adultos; un descenso en las profundidades más oscuras de la psique humana, ese sótano obscuro de la mente donde nadie quiere bajar.

La paranoia y la esquizofrenia son las peores cosas que le pueden suceder a la mente humana. Nos aterra incluso entretener la idea por hora y media, suspender nuestra incredulidad por un momento y dejarlo entrar. Pero para quienes lo sufren, negarlo simplemente no es una opción, ignorarlo sólo lo hace más fuerte. Y aunque algunos tengamos la suerte de no tener que vivir con el babadook de una enfermedad mental, todos convivimos con nuestros propios monstruos imaginarios. O más bien, tratamos de vivir sin ellos, pretendiendo que no existen.


Tratamos de ver televisión y encajar, comportarnos como “los demás”. ¿Pero quién es más tonto, el tonto o el tonto que lo sigue? ¿Quién es realmente el loco, el que cree que hay un monstruo bajo su cama o el que pretende ser “normal”, cuando bien sabemos que tal cosa… no existe? ¿Cuál es más real, el cuento de hadas o el “mundo normal”? ¿Dónde está ese mundo? ¿No es acaso una utopía hacia la que conducimos entre semáforo y semáforo todos los días, pero nunca llegamos a alcanzar? ¿Es más fácil encajar que volar? ¿Dónde está esta tierra prometida?

Búsquen a su babadook, no lo exilien al olvido de donde siempre podrá volver, que eso sólo lo hará más fuerte. Construyan artilugios para combatirlo, estén preparados y nunca los agarrará por la espalda pero sobre todo, sigan haciendo trucos de magia para nunca caer ante el delirio de lo normal.


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Frases de Star Wars y sus (imprecisas) traducciones

Hay varias diferencias interesantes entre las versiones en inglés, español ibérico y español latino de la Guerra de las Galaxias. Entre ellas está el nombre de R2-D2, que pronuncian erre dos, de dos (o sólo erre dos para abreviar) enla versión española, pero arturito en la versión latina. Pero quizás más importante son las frases inmortales de la saga, cuyas traducciones pudieron ser más precisas.

CASO 1: Una cuestión de fe

La frase es de Darth Vader en Una nueva esperanza.

Original: “I find your lack of faith disturbing.” (alrededor del minuto 1:30)

Versión española: "Su carencia de fe resulta molesta."

Versión latina: "Su falta de fe resulta molesta." (alrededor del minuto 7:30)
Carencia no es una palabra que, almenos en América, utilizamos a menudo con la palabra fe.

Mi versión: "Su falta de fe me resulta perturbadora."
Mi problema con las versiones anteriores es que se pierde el hecho de que a quien resulta molesta la falta de fe es a Darth Vader específic…

Pathfinder vs D&D: puntos de experiencia

Los puntos de experiencia son un engranaje importante en el motor de juego de D&D y Pathfinder. La matemática detrás de la experiencia es lo que determina la velocidad del juego. Tanto es así que Pathfinder tiene tres marchas: rápido, lento y mediano, con cifras que sobrepasan los cinco millones (!). En D&D, los números son un tanto más amables, con un máximo de 355 mil. En 3.5 los números no pasaban de 190,000.

¿Pero cómo se compara la velocidad de juego entre Pathfinder y la última edición de D&D?


En D&D, resulta muy interesante calcular cuántos encuentros de un CR igual al nivel del personaje son necesarios de derrotar para subir de nivel pues no es tan uniforme como en Pathfinder. Vemos que en D&D los primeros dos niveles se suben rápido, pero sigue luego una pendiente lenta en los niveles medios y más tarde finalmente logra cierta estabilidad. Puedo entender por qué querer que los primeros niveles sean más rápidos, pero ¿por qué decidieron que fuera más difíci…

¿Cuánto pesa realmente el martillo de Thor y qué pasaría si Hulk intentara levantarlo?

No he visto evidencia de que Hulk haya levantado a Mjolnir realmente. En las ocasiones cuando lo ha hecho, es un sueño, Mjolnir está desprovisto de sus poderes, o lo que ha sujetado es la mano de Thor sosteniendo el martillo y no el martillo en sí.

También estoy consciente de que lo ha intentado en algunas ocasiones sin éxito, por unos segundos. ¿Pero qué pasaría si en realidad lo intentara, con toda su fuerza? ¿Y cuánta fuerza requeriría?

Thor El Deities and Demigods dice que Mjolnir pesa aproximadamente 2 toneladas y que requiere de fuerza 92 para poderse levantar (digno o no). Esto es simplemente un cálculo erróneo pues un personaje con fuerza 33 ya puede levantar 2 toneladas. ¿Es entonces Mjolnir más pesado que eso? Un personaje con fuerza 92 puede en realidad levantar 7 toneladas, ¿es esto lo que pesa el martillo o, como dice Neil deGrasse Tyson, 300 mil millones de elefantes? Si fuera esta última, Thor jamás podría levantarlo. No obstante, Thor es bastante fuerte para su tamaño. Pu…