martes, 17 de febrero de 2015

Verbosidad en Pathfinder


Hoy mi queja es de Pathfinder y su odiosa palabrería pseudolegal para describir los conjuros. Pathfinder tiene muchos conjuros muy curiosos e interesantes. Por ejemplo este, que se llama obsequio seductor. Me he tomado la libertad de traducir el hechizo a continuación:


OBSEQUIO SEDUCTOR

Escuela encantamiento (compulsión) [enajenador]; Nivel bardo 1, bruja 1
LANZAMIENTO
Tiempo de lanzamiento 1 acción estándar
Componentes V, S, F (el objeto a ser ofrecido)
EFECTO
Rango 5 pies
Objetivo una criatura
Duración 1 ronda
Tirada de salvación Voluntad niega; Resistencia a conjuros

Le ofreces un objeto a una criatura adyacente, persuadiéndola de que use o consuma el objeto ofrecido. Si el objetivo falla su tirada de salvación de Voluntad, éste toma inmediatamente el objeto ofrecido, soltando cualquier otro objeto que tenga en la mano si fuera necesario. En su próximo turno, consume o se pone el objeto, según sea apropiado para el objeto en cuestión. Por ejemplo, una manzana se comería, una poción se tomaría, un anillo se pondría en el dedo y una espada se blande en una mano libre. Si el objetivo es físicamente incapaz de aceptar el objeto, el conjuro falla. El sujeto no está bajo ninguna obligación de continuar consumiendo o utilizando el objeto una vez que la duración ha expirado, aunque puede resultarle difícil deshacerse de un objeto maldito. 

He subrayado todo lo que me parece redundante e innecesario, empezando por las palabras "adyacente" y "el objeto ofrecido" que ya está implícito en el rango y componentes de arriba.

Es común, no solo en Pathfinder sino en el D&D 3.5 del que se basa, tener una línea en todos los conjuros para indicar el tipo de tirada de salvación y qué pasa si el objetivo es exitoso en ella. En este caso, si la víctima tiene éxito en la salvación no pasa absolutamente nada (se niega el conjuro) lo que implica que si falla pasa lo que está en la descripción del conjuro. No obstante, incluyen en la descripción las palabras "Si el objetivo falla su tirada de salvación de Voluntad...". Son sólo 10 palabras de más, pero cuando vienen 300 conjuros en el libro, esas son 3,000 palabras de más.

Por qué Blancanieves tiene que esperar una ronda completa para morder una manzana, no lo sé. El conjuro sería más interesante sin esta limitación de tiempo en mi opinión innecesaria. Pero más allá de eso, es redundante volver que la duración es 1 ronda (ya lo mencionaron arriba) y es la tercera vez que mencionan el efecto del conjuro. Lo siguiente no es tanto redundante sino contradictorio y confuso. Me refiero a la espada que "se blande en una mano libre" cuando antes había dicho que soltaba lo que tuviera en la mano si fuera necesario. Además, tengo que decir que el uso de la forma pasiva en las descripciones es exagerado. Independientemente del idioma, el verbo pasivo se debe evitar lo más posible porque 1) se ve feo y 2) es confuso. Esto no lo digo yo, es lo que he leído y estudiado sobre redacción en inglés y español.

Las últimas dos oraciones son completamente innecesarias y se sienten como reglas de una carta de Magic muy vieja. Son cosas obvias y los diseñadores probablemente las ponen allí con rules lawyers en mente. Es pura palabrería legal sobre reglas que no tienen que ver directamente con el conjuro.

En total, sólo el párrafo de descripción llega a las 130 palabras para un conjuro que fácilmente se puede describir en aproximadamente la mitad de eso. Por ejemplo:

Le ofreces un objeto a una criatura y la persuades de que lo use o consuma, según sea apropiado para el objeto en cuestión. La criatura utiliza inmediatamente el objeto ofrecido, soltando cualquier otro objeto que tenga en la mano si fuera necesario. Por ejemplo, se comería una manzana, se tomaría una poción, se pondría un anillo en el dedo o blandería una espada en la mano principal.

En promedio, una edición como esta le ahorraría a un libro de reglas unas 75 páginas. Menos caro, menos confuso y menos pesado de cargar sobre nuestros hombros.
Publicar un comentario en la entrada