miércoles, 22 de septiembre de 2010

Un vals, un ballet y una ópera

La música es una de mis fuentes de inspiración más importantes--especialmente cuando tienen algún trasfondo o cuentan alguna historia.


El Danubio azul es tal vez el vals más conocido entre las composiciones de Johann Strauss (hijo) y ha sido una pieza musical ampliamente utilizada en numerosas películas, de las que pueden destacarse la dirigida por Stanley Kubrick, 2001: Una odisea del espacio.

El río Danubio es el segundo río más largo de Europa, después del Volga. Nace en la Selva Negra de Alemania de la unión de dos pequeños ríos, el Brigach y el Breg, fluyendo hacia el sureste hasta el mar Negro en Rumania, donde forma el delta del Danubio, una región de marismas y pantanos poco poblados. Constituyó durante la Edad Antigua una de las fronteras naturales del Imperio romano (junto con el Rin y otros ríos y algunos trechos fortificados).


Este ballet de Tchaikovsky es extraído del segundo acto del Cascanueces, un cuento de hadas clásico en el que una noche de navidad, los juguetes cobran vida y llevan a la protagonista a un mundo de dulces, donde el Hada del Azúcar le da la bienvenida con esta danza.


Finalmente, el dueto de Papageno y Papagena de la ópera La Flauta Mágica de Mozart. Es un cuento de hadas también en el que los clérigos de un templo ponen un número de pruebas que los protagonistas deben superar.

¿Qué otras piezas musicales encuentran inspiradoras?
Publicar un comentario en la entrada